Sobre el Sacramento de la Eucaristía

Con su presencia real en la Eucaristía, Cristo cumple su promesa de estar con nosotros “siempre, hasta el fin del mundo” (Mt 28,20). Como escribió Santo Tomás de Aquino, “la ley de la amistad es que los amigos vivan juntos. . . . Cristo no nos ha dejado sin su presencia corporal en esta nuestra peregrinación, sino que nos une a sí mismo en este sacramento en la realidad de su cuerpo y sangre” ( Summa Theologiae, III q. 75, a. 1). Con este don de la presencia de Cristo en medio de nosotros, la Iglesia es verdaderamente bendecida. Como dijo Jesús a sus discípulos, refiriéndose a su presencia entre ellos: “Os aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que vosotros veis y no lo vieron, y oír lo que oís y no lo oyeron” (Mt 13, 17). En la Eucaristía, la Iglesia recibe el don de Jesucristo y da gracias a Dios por esta bendición. Esta acción de gracias es la única respuesta adecuada, porque a través de este don de sí mismo en la celebración de la Eucaristía bajo las apariencias del pan y el vino, Cristo nos da el don de la vida eterna.


Primera Comunión

Nuestro programa de preparación sacramental está diseñado como un viaje de fe para los niños en los grados 3-7. Para prepararse para la Primera Comunión, su hijo debe estar inscrito por 2 años consecutivos en un programa de Preparación Sacramental. La inscripción para la Primera Reconciliación y la Primera Comunión comienza en Septiembre.


Convertirse En Católico

Si usted es un adulto que busca recibir su Primera Comunión o está pensando en convertirse en católico, su próximo paso es el programa de formación en la fe RICA.